“La situación del adulto mayor gay es invisible, nadie sabe que existimos”

Samantha Flores, la activista transexual mexicana de 85 años lucha por los derechos de la comunidad LGBT(+).

Desde hace más de veinte años Samantha trabaja activamente a favor de los derechos del colectivo LGBT(+). Hoy tiene un gran proyecto, quiere construir una residencia gratuita para aquellas personas mayores que no tienen los recursos económicos ni la contención de familiares durante la vejez. Es que la población LGBT+ en México, y en toda Latinoamérica, envejece estigmatizada y discriminada.

“La situación del adulto mayor gay es invisible, nadie sabe que existimos. Los pocos amigos que conozco tienen una vida solitaria, aunque vivan con sus familias están excluidos”, explica Samantha. Por eso, como presidenta de la Asociación Civil “Laetus Vitae A.C.” realizó una campaña en la que solicitaba la donación de dinero para comprar o construir una casa. “Queremos reunirnos ahí para formar una gran familia”.

Según datos obtenidos por Gallup, el 3,4% de los adultos mexicanos se identifican como LGBT, casi 9 millones de personas. Un millón de ellos son personas mayores y casi la mitad se encuentran en extrema pobreza.

Samantha sabía que necesitaba 400.000 pesos (USD 21.600) y con la ayuda de un amigo inscribió su proyecto en la plataforma de crowdfounding Donadora e invitaba a enviar desde 100 pesos (USD 5,4). En poco tiempo reunió la canditad para comenzar con una “casa de día” en la que se realizarán distintas actividades con y para las personas mayores LGBT(+).”Ahora estoy feliz, muy feliz de tener la seguridad de que voy a realizar el sueño de muchos hermanos míos que son LGBT como yo”.

© 2019 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?