Argentina: Coronavirus. Información importante para personas cuidadoras domiciliarias


Junto al protocolo para residencias y centros de día, PAMI elaboró una serie de recomendaciones para el grupo que cuida a las personas adultas mayores

En este contexto mundial, los organismos e instituciones mundiales, regionales y nacionales vinculados a las personas adultas mayores se encuentran trabajando arduamente para combatir la pandemia. La información adecuada es una de las principales herramientas. En Argentina, el equipo profesional del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), a cargo de la Lic. Luana Volnovich, elaboró un conjunto de protocolos destinado a las residencias y centros de día y, en este caso, a quienes trabajan cuidando al principal grupo de riesgo.

Entre las principales pautas, el documento señala:

  • Saludar evitando el contacto físico (besos, abrazos, dar la mano).
  • Desinfectar los objetos de uso frecuente y compartido.
  • Ventilar los ambientes.
  • Están restringidas todas las actividades socio-preventivas donde concurre un alto número de personas (talleres, espacios de recreación, colonias, actividades preventivas, etc.) Evitar la concurrencia a las agencias para trámites no urgentes.
  • Completar el carnet de vacunación según recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación.
  • No automedicarse. En caso de presentar síntomas, buscar atención médica.

Recomendaciones para el cuidado en domicilio:

  • Instalar a la persona mayor en una habitación individual y bien ventilada.
  • Limitar el número de personas que brinden atención.
  • Limitar el número de visitas.
  • Los demás habitantes del hogar deben instalarse en una habitación distinta; si ello no es posible, deben mantener una distancia mínima de un metro con el enfermo (por ejemplo, dormir en camas separadas).
  • Limitar el movimiento del paciente y reducir al mínimo los espacios compartidos (por ejemplo, cocina, baño), garantizando en todo caso que estén bien ventilados (por ejemplo, dejando las ventanas abiertas).
  • Aplicar las medidas de higiene de manos después de cualquier contacto con el enfermo o su entorno inmediato, al igual que antes y después de preparar alimentos, antes de comer, después de usar el baño y siempre que se advierta suciedad en las manos. Si no hay suciedad visible en las manos, también pueden usarse lociones a base de alcohol. Cuando haya suciedad visible, habrá que lavarse las manos con agua y jabón. Antes de recomendar las lociones a base de alcohol para uso doméstico, conviene sopesar los riesgos potenciales (por ejemplo, ingestión accidental, incendios, etc.).
  • Para secarse las manos después de lavárselas con agua y jabón, es preferible usar toallitas de papel descartables. De no haberlas, se utilizará una toalla de tela exclusivamente para esa finalidad, la cual deberá ser de uso personal, cambiándola cuando esté húmeda.
  • Todas las personas deberán seguir medidas de higiene respiratoria en todo momento, sobre todo las que estén enfermas.
  • Por higiene respiratoria se entiende taparse la boca y la nariz al toser o estornudar, con mascarillas médicas o de tela, con pañuelos de papel o con el codo, y lavarse las manos a continuación (se desaconseja el uso de pañuelos de tela).
  • Desechar los materiales empleados para taparse la boca y la nariz o lavarlos adecuadamente (por ejemplo, en caso de utilizar pañuelos de tela, lavarlos con agua y jabón corriente o detergente).
  • Evitar el contacto directo con los fluidos corporales, sobre todo las secreciones orales y respiratorias, y con las heces. Utilizar guantes descartables en el contacto con la boca y la nariz y en la manipulación de heces, orina y desechos. Aplicar la higiene de manos antes y después de quitarse los guantes.
  • Los guantes, los pañuelos, las mascarillas y todos los desechos que genere el enfermo o la atención al enfermo deberán colocarse en un recipiente con una bolsa, dentro de la habitación del enfermo, hasta que se eliminen junto con los residuos generales de la casa.
  • Evitar otras formas de exposición a las personas enfermas o a los objetos contaminados en su entorno inmediato (por ejemplo, no compartir cepillos de dientes, cigarrillos, cubiertos, platos, bebidas, mate, toallas, esponjas, sábanas, etc.). Los platos y cubiertos deben lavarse con agua y jabón o detergente después de cada uso, pero no hace falta tirarlos.
  • Limpiar y desinfectar con frecuencia diaria las superficies que hayan estado en contacto con el enfermo, como la mesa de luz, la estructura de la cama y otros muebles de la habitación, con desinfectante de hogar que contenga una solución de lavandina diluida.
  • Limpiar y desinfectar las superficies del baño, del inodoro y bidet al menos una vez al día, con un desinfectante de hogar compuesto por una solución de lavandina diluida.
  • Lavar la ropa, sábanas, toallas, etc. de las personas enfermas con agua y jabón blanco, o a máquina a 60°-90 °C con detergente ordinario, y dejar que se sequen bien. La ropa contaminada debe colocarse en una bolsa hasta el momento de lavarla. No sacudir la ropa sucia y evitar el contacto directo de la piel y la ropa con los materiales contaminados.
  • Usar guantes descartables y de ser posible ropa protectora (por ejemplo, delantales de plástico) para limpiar y manipular superficies, ropa o sábanas manchadas con fluidos corporales.
  • Aplicar la higiene de manos antes y después de quitarse los guantes.

Les compartimos el documento completo: Información y recomendaciones para cuidadores y cuidadoras domiciliarias

© 2020 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?