ALGEC celebra la ratificación de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores

El 9 de mayo la Cámara de Diputados de la Nación aprobó  el documento de carácter vinculante por 208 votos afirmativos, 4 abstenciones y ningún voto negativo.

La Convención  Interamericana  sobre  la  Protección  de  los  Derechos  Humanos  de  las  Personas Mayores es el logro de años de trabajo del Gobierno Argentino y convierte a la Región de las Américas es la primera en el mundo en tener un instrumento de protección específica de los derechos humanos de las personas mayores.

En este  proceso  se  destacó  el  liderazgo  de  nuestro  país  al  impulsar  la  temática  en  el  seno  de la Organización de los Estados Americanos(OEA). La Convención fue firmada por Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica,  Bolivia  y  Uruguay  y,  hasta  hoy,  ha  sido  ratificada  por  cuatro  países:  Uruguay,  Costa  Rica,  Chile y Argentina.

Desde ALGEC queremos reivindicar, reconocer y valorar el camino que  nuestro país  inició  el 27 de octubre de 2010 cuando, mediante resolución de la Asamblea General de la OEA y a instancias del Gobierno Argentino presidido por la Dra. Cristina Fernández de Kirchner, llevó a cabo la primera sesión extraordinaria sobre derechos humanos y personas mayores con representantes nacionales, internacionales, expertos del sector académico y la sociedad civil de la Región.

El Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, dirigido  entonces por la Dra. Alicia Kirchner, le propuso al  Ministerio  de  Relaciones  Exteriores  y  Culto  comenzar  a  trabajar  la  temática.  Para  ello,  designó  como presidenta de la delegación y miembro del comité redactor a la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores  (DINAPAM),  a cargo  de  la  Dra.  Mónica  Roqué,  dependiente  de  la  Secretaría  Nacional  de  Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF), cuyo titular era el Dr. Gabriel Lerner. Por su parte, la Cancillería Argentina, a través de su vice canciller Eduardo Zuain, dio prioridad a este tema y apoyó la designación que hicieron diferentes  países,  al nombrar a  su representante  en la embajada de OEA  para presidir el Grupo de Trabajo durante  los  primeros  3  años.  El  asesoramiento  técnico  fue  liderado  y  coordinado  por  la  DINAPAM,  que recogía las observaciones y aportes de PAMI, ANSES y Derechos Humanos.

A partir del 2012 comenzó la negociación formal del Proyecto de  la  Convención y,  en 2015,  se destacó el trabajo de la embajadora argentina en la OEA, la Dra.  Nilda Garré, quien tuvo un rol muy destacado en la lucha de los derechos humanos junto a la Dra. Ana Pastorino, la Lic. Cecilia Meirovich, el Dr. Federico Villegas Beltrán y la Dra. Victoria Gandini.

El 15 de junio de 2015, la Asamblea General aprobó la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores que presenta un carácter vinculante y que, por ende, indica que los Estados firmantes y ratificantes tienen la obligación de disponer de recursos para “promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de contribuir con su plena inclusión, integración y participación en la sociedad”. Asimismo, el documento plantea ciertas definiciones a partir de las cuales se establecen políticas públicas y define a las personas mayores como aquellas de 60 años o más.

Es importante destacar que la  Convención entiende la vejez “como construcción social de la última etapa del curso de vida” y “al envejecimiento como proceso gradual”  y resalta  la “no discriminación por edad, la promoción de la autonomía y la independencia, el derecho a gozar de servicios de cuidado a largo plazo, cuidados paliativos y atención de la salud de manera temprana, oportuna y adecuada, el consentimiento informado,  el  derecho  a  la  jubilación,  el  derecho  a  una  vida  digna  libre  de  violencias,  el  derecho  a  la participación social y política, el derechos a la propiedad privada y disponer de sus bienes, la igualdad ante la ley y el acceso a la justica entre otros”.

Sin duda,  la aprobación de la Convención en el seno de la OEA y  su  ratificación en nuestro país, reviste un hecho histórico de enorme importancia que nos convoca a  nuevos desafíos y que, al mismo tiempo, nos permite defender y consolidar, antes desde el Estado y hoy desde la militancia,  en una organización de la sociedad civil, el paradigma de derechos con el que Argentina forjó su trabajo en este campo desde el año 2003.

El legado de Eva Duarte de Perón, quien  propuso al mundo  en 1948 y en el marco de Naciones Unidas, los Derechos de la Ancianidad,  más nuestro liderazgo demostrado en 2015 al ser  el primer país en firmar la Convención Interamericana,  y hoy el tercero de Sudamérica en ratificarla, constituyen hitos significativos para seguir construyendo y luchando por una Argentina más inclusiva.

En  definitiva,  la  aprobación  de  esta  Convención  se  constituye  como  un  paso  más  para  seguir construyendo un país para todas las edades.

 

Dra. Mónica Roqué
Presidenta de ALGEC

© 2021 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?