ALGEC se suma a la Campaña Reconocer es Reparar

A favor del reconocimiento de los derechos humanos de las personas travestis y transexuales.

El lema de la Campaña #Reconoceresreparar es promovido y difundido por distintas organizaciones de la diversidad sexual de Argentina y de la región, sustentado por el proyecto de Ley 2526-2016 (http://www.diputados.gov.ar/sesiones/proyectos/proyecto.jsp?id=185737) que fue desarrollado por las militantes travestis Lohana Berkins y Marlene Wayar y re-presentado por la diputada nacional por el Frente para la Victoria, Diana Conti.

Dicho proyecto reclama el reconocimiento de la violencia institucional por razones de identidad de género. Y, de acuerdo al fundamento de la ley, el pedido remarca la persecución y encarcelamiento sistemático de la población travesti y trans. Allí se establece que:

“La historia de los edictos policiales es la historia de las políticas de persecución social orientadas a la normalización de grupos sociales considerados desviados por el poder estatal, por tener atributos considerados perjudiciales para el estado-nación. Entre estos grupos figuraban las personas trans, cuyas identidades de género constituían por sí una contravención, y por lo tanto eran –y en muchos casos siguen siendo- víctimas del aparato represivo del estado, tanto en tiempos de dictadura como en democracia. En este sentido, travestis y transexuales eran cuerpos instituidos como abyectos que ponían en riesgo la moral sexual. Las identidades trans se forjaron a la luz de la persecución policial por aplicación de los edictos (art. 2 incs. “F”, “H” e “I”)” (Proyecto de Ley 2526-D-2016).

En este sentido, la iniciativa apunta, por un lado, a que el Estado reconozca que sus políticas estructurales han sido violatorias de los derechos humanos por razones de identidad de género y, por otro, a que efectivice una reparación, tal como se establece en la política de derechos humanos internacional.

ALGEC se suma a esta iniciativa al asumir que esta situación se ve reflejada en la baja esperanza de vida de la comunidad travesti y trans que, según estas organizaciones, oscila entre los 35 y 45 años. Se trata de un índice notablemente inferior respecto a las personas no trans a nivel regional que tienen una expectativa vital de 75 años. Este dato en sí mismo alarma y remite a la existencia de un “acceso a la vejez vedado por identidad de género”. La mayoría de travestis y trans no llega a transitar la vejez y las que lo logran, lo hacen en peores situaciones dada la histórica exclusión estructural y sistemática de los ámbitos familiares, escolares, sanitarios y del mercado de trabajo formal.

Por ello, desde una concepción de la gerontología comunitaria comprometida con los derechos humanos de las personas mayores y con los contextos en los que se desarrollan los procesos de envejecimientos, ALGEC sostiene: #Reconoceresreparar

© 2021 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?