Los medios argentinos replican el informe realizado por CEPA, CEPPEMA Y ALGEC


“Los precios de los remedios son para el infarto”, titula Página 12.

Los medicamentos más consumidos por los jubilados subieron hasta un 236 por ciento en los últimos dos años. El aumento promedio fue de 98,9 por ciento.

El precio de los cincuenta medicamentos más consumidos por los adultos mayores trepó 98,9 por ciento en promedio entre mayo de 2015 y 2017, con picos de hasta 236 por ciento en algunos productos, muy por encima de la inflación registrada en el mismo período. Los datos surgen de un relevamiento realizado el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el Centro de Estudios Políticos para Personas Mayores (Ceppema) y la Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria (Algec). La situación se agrava aún más si se toma en cuenta que el PAMI viene recortando prestaciones, incluyendo la elevación de los requisitos para acceder al subsidio de 100 por ciento en la cobertura de los remedios.

Para dimensionar el impacto de los aumentos es necesario tener en cuenta que la mayoría de las personas de 60 años o más consumen en promedio entre 4 y 8 medicamentos. El informe advierte además que, según datos de Anses de 2016, el 52 por ciento de los mayores de 60 años o más cobra una jubilación o pensión menor o igual a la mínima, con lo cual se les hace inviable poder financiar con sus propios recursos el aumento en los precios de los medicamentos. “Esto se traduce claramente en un golpe a la economía y a la salud de los mayores”, remarca el trabajo coordinado por Federico De Marziani, presidente de Ceppema, y Monica Roqué, presidenta de Algec.

Lo que sigue es un detalle de los remedios que más subieron ordenados por las principales patologías que combaten:

Cardiovasculares 

  • Atenolol: fármaco para el tratamiento de hipertensión arterial, taquicardias y otras enfermedades cardiovasculares, aumentó de 67 a 225,4 pesos (236,4 por ciento).
  • Acenocumarol (Sintrom): anticoagulante necesario para evitar accidentes cerebro-vasculares en personas que padecen arritmias cardíacas incrementó su valor de 60 a 179 pesos (198,3 por ciento).
  • Furosemida: diurético de masa utilizado en el tratamiento de insuficiencia cardíaca congestiva o hipertensión -que en general acompaña a otros medicamentos- aumentó de 142 a 354 pesos (148 por ciento).

El trabajo destaca que, según el informe 2015 de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud, el 33 por ciento de las defunciones en personas de 65 años o más en el país son por causas cardiovasculares. “El aumento de estas drogas genera una falta de acceso a los tratamientos médicos de manera oportuna y como consecuencia repercute en detrimento del estado de salud de la población mayor”, remarca el texto.

Respiratorios

  • Fluticasona+salmeterol (Seretide): Es recetado para personas asmáticas  o con Enfermedades Obstructivas Crónicas (EPOC). Aumentó de 449 a 1084 pesos (141,2 por ciento) El EPOC representa el 13 por ciento de las defunciones por enfermedades respiratorias.
  • Ciprofloxacina (Ciriax): Antibiótico de amplio espectro, utilizado para bronquitis infecciosas, neumonías o infecciones urinarias. Subió de 189 a 294 pesos (55,6 por ciento).
  • Amoxicilina (Optamox): Es uno de los antibióticos de amplio espectro más utilizados. Aumentó de 208 a 304 pesos (46,2 por ciento)

Las enfermedades del aparato respiratorio constituyen la tercera causa de muerte de las personas de 65 años y más, representando el 17 por ciento de las defunciones

Osteoarticulares

  • Etoricoxibs (Arcoxia): fármaco antiinflamatorio no esteroideo que se utiliza para el dolor crónico de patologías osteoarticulares como artrosis y artritis reumatoidea. En dos años aumentó de 344 a 854 pesos (148,2 por ciento).
  • Ácido Ibandrónico (Idinea): Medicamento indicado en el tratamiento de la osteoporosis en mujeres. Trepó de 252 a 521 pesos (107 por ciento).
  • Glucosamina (Baliartrin): Indicado para el tratamiento de artrosis y artritis. Aumentó de 242 a 483 pesos (99,5 por ciento).
  • Diclofenac sódico (Dioxaflez): Se utiliza tanto como antiinflamatorio y analgésico. Es prescripto en patologías articulares (artrosis, artritis, osteoporosis, etc.). Aumentó de 241 a 455 pesos (88,8 por ciento).

Estos medicamentos resultan entonces esenciales para evitar fracturas de cadera. En Argentina de cada cuatro mujeres mayores de 50 años, dos padecen osteopenia y una padece osteoporosis.

Otros medicamentos esenciales

  • Clebopride+simeticona (Eudon): fármaco de primera elección como regulador de motilidad digestiva y trastornos funcionales. Aumentó de 90 a 239 pesos (165,5 por ciento).
  • Dorzolamida (Glaucotensil TD): son gotas oftálmicas para tratar hipertensión ocular y glaucoma. Se incrementaron de 199 a 413 pesos (107,5 por ciento).
  • Esomeprazol: Remedio utilizado en el tratamiento de úlcera de estómago o duodeno, gastritis y reflujo gastroesofágico. Subió de 420 a 861 pesos (105 por ciento).

Al aumento desmedido de precios se le suma el ajuste que viene llevando adelante el PAMI que restringió la cobertura de medicamentos, eliminó programas de prevención de enfermedades recurrentes, redujo las prestaciones de trasplantes y limitó la cantidad de alimentos que entrega a los centros de jubilados.

Nota en: www.pagina12.com.ar

© 2022 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?