#NiUnaMenos 2022: Por vejeces y envejecimientos libres de violencias, por vidas seguras y dignas


Argentina se moviliza nuevamente en distintos puntos del país. A 7 años de la primera marcha #NiUnaMenos, continuamos repudiando los asesinatos cometidos contra las mujeres y diversidades. Seguimos reclamando el derecho a vivir, a envejecer libres de todo tipo de violencias tanto en el ámbito público como en el privado.

Si bien en estos años el grito colectivo logró visibilizar esta terrible problemática, lamentablemente, las muertes no dejaron de ocurrir. De hecho, durante la primera mitad de 2022 se registraron 119 femicidios, 23 de ellos fueron cometidos contra mujeres adultas mayores, según los datos brindados por el Observatorio Ahora que sí nos ven. El dato escalofriante marca que la mayoría (10) murió a golpes, 5 de ellas fueron víctimas de arma blanca, 2 de arma de fuego, 4 fallecieron por asfixia y en 2 casos, no se tiene este dato.

Por su parte, el Registro Nacional de Femicidios de la Justicia Argentina (RNFJA), que elabora la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, informó que en 2021 se identificaron 230 muertes: 225 fueron mujeres cis y 5 fueron mujeres trans/travestis.

En cuanto a lo etario, el documento recientemente difundido, especifica que el 14% de las mujeres muertas tenía 60 años o más y que “el promedio de edad de las víctimas directas de femicidio fue de 37,3 años, esto implica que bajó en 0,6 años el promedio de edad respecto del año 2020 que fue de 37,9 años”.

El RNFJA aborda su análisis desde un enfoque interseccional y a partir de esa mirada detalla que al menos 4 víctimas directas de femicidio tenían algún tipo de discapacidad y al menos 6 se encontraban embarazadas al momento del hecho. Luego, 12 víctimas eran migrantes internacionales, al menos 2 migrantes interprovinciales y otras 2 migrantes intraprovinciales. Además, al menos 7 víctimas se encontraban en situación de prostitución, al menos 1 era lesbiana o bisexual, al menos 5 estaban en situación de calle y al menos 1 era indígena o descendiente de pueblos indígenas u originarios (Guaraní)”, especifica el documento.

Como en años anteriores, se destaca nuevamente que la mayoría de las víctimas tenía una relación previa con su asesino, lo cual resalta el alto nivel de exposición al peligro por la cercanía y cotidianeidad del vínculo.

Todos los datos presentados en este documento importante y completo, nos alertan e impulsan a seguir exigiendo políticas y acciones oportunas, integrales y coordinadas.

Este 3 de junio de 2022, una vez más, ALGEC – junto a grupos, organismos y organizaciones promotoras de los derechos humanos de las mujeres y diversidades – seguimos gritando y exigiendo: #NiUnaMenos. ¡Por vejeces y envejecimientos libres de violencias, por vidas seguras y dignas!

© 2022 ALGEC - Asociación Latinoamericana de Gerontología Comunitaria

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?